lunes, 9 de abril de 2012

Smart cities: un primer paso hacia el Internet de las cosas

Encontré al fin un rato para leer el documento de la Fundación Telefónica "Smart cities: un primer paso hacia el Internet de las cosas" . Aunque tengo un alto interés por la temática de las ciudades inteligentes, no había hecho aún el esfuerzo de leer una monografía extensa sobre el tema. A aquel en estas mismas circunstancias puede serle de utilidad como a mí para aclarar conceptos.

Para empezar, son varias las definiciones que da de un concepto aún en formación. Me quedo de ellas con dos ideas sobre el concepto de Smart City:
  1. Es un medio: hacer de las tecnologías de la información el tejido nervioso de la ciudad
  2. Es un fin:  avanzar hacia una ciudad mas sostenible en todos sus ámbitos (económico, social y medioambiental)

En un futuro con un 70% de población urbana, es necesario sin duda rediseñar nuestras ciudades alrededor de Internet, abandonando el crecímiento alrededor del transporte físico por un crecímiento alrededor del transporte virtual, apoyándonos en la información para crear el conocimiento urbano que aumente nuestra calidad de vida. El documento da suficientes pistas para como hacerlo, ¿Pero es posible?

Como el documento se encarga de resaltar en diversos pasajes, existe actualmente un condicionante económico para el desarrollo del concepto. La eterna crisis económica hace del mismo un ejercicio de ciencia-ficción. No es solución como plantea la colaboración publico-privada, ya que se distingue por ser una colaboración no altruista, que de un modo u otro hay que pagar. Si ese pago es vía impuestos, no entiendo el porqué de la colaboración. Si ese pago es por uso de los servicios, la sostenibilidad social hace aguas al crear servicios para ricos y servicios para pobres.

La dificultad de financiar sin entrar en déficit la infraestructura de una Smart-City nos plantea otra derivada de mayor calado en una España con techo de déficit. ¿Somos realmente justos con las generaciones venideras al plantear los techos de gasto? Limitándonos al gasto necesario, priorizando el hoy sobre el mañana, hipotecamos el futuro. Necesitamos mas inversión TIC para dar un futuro a nuestros hijos. Las Smart-Cities son solo otra punta de iceberg de esa necesidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada