jueves, 13 de enero de 2011

Unión Europea: Competencias sobre #aapp por la puerta trasera

La Unión Europea, y por ende su brazo ejecutor la Comisión Europea, nació sin poder competencial alguno sobre la organización administrativa de los Estados Miembros. Ello trajo como consecuencia, por ejemplo, el encuadramiento de las políticas de Gobierno Electrónico dentro del ámbito de la Sociedad de la Información. Este pecado original que ha llevado a un desarrollo del Gobierno Electrónico en exceso tecnológico, en que la evaluación de su progreso se centra alrededor de su erronea consideración como un servicio más de Internet. Aún no existiendo obligación para los Estados Miembros de seguir esta línea de desarrollo del Gobierno Electrónico, la falsa voluntariedad del Método de Coordinación Abierta obliga en la práctica a diseñar políticas públicas en la línea marcada por la Comisión Europea.

La Unión Europea sigue sin poder competencial alguno sobre las Administraciones Públicas de los Estados Miembros. En estos tiempos de crisis en que cada vez es más claro que sólo una estrecha coordinación de políticas permitirá a Europa levantar el vuelo, esta carencia limita el poder de acción conjunta, ya que la implementación de cualquier política pública depende en gran medida de sus reglas internas. A pesar de la posibilidad de desarrollo de los mismos que le ofrece el artículo 197 del Tratado de Lisboa, la Comisión parece haber optado de nuevo por la puerta falsa del Método de Coordinación Abierta. Eso al menos se deduce de la Comunicación de la Comisión Europea "Innovation Union", uno de las iniciativas claves del desarrollo de la Estrategia Europa 2020.

El punto 4 de la Comunicación "Innovation Union", está dedicado a la "Maximización de la cohesión social y territorial" a través de la innovación, siendo una de sus claves la innovación social y del sector público. Dos son las acciones claves alrededor de la innovación en el sector público que se prepara la Comisión a realizar. En primer lugar, el desarrollo de un programa de investigación sobre innovación en el sector público,  el cual no es una buena noticia ya que es de temer será pasto de consultoras y lobbies deseosas de limitar el alcance del sector público. En segundo lugar, el desarrollo de un Cuadro de Mando de Innovación en el Sector Público, que será el instrumento de la Comisión para encaminar a las Administraciones Públicas por las sendas organizativas y de funcionamiento que desee, probablemente alrededor de las conclusiones del programa de investigación.

Me considero un ferviente europeista. Europa es nuestro terreno de juego y sólo desde la solidadridad y coordinación con los restantes Estados Miembros podrémos tener algún tipo de futuro. Se necesitan más instrumentos de diseño común a todos los Estados Miembros, más políticas públicas donde nos  rijamos por los mismos principios. Ello debería afectar a las Administraciones Públicas como afecta ya al Gobierno Electrónico. Es positivo que se inicie el camino para un acercamiento del funcionamiento de las Administraciones de los Estados Miembros, aunque sea por la puerta trasera de la innovación. Hay que reconocer, que los tecnocratas de Bruselas tienen imaginación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada