martes, 12 de enero de 2010

Me hago cruces ...

Soy de los que creo que una solución ha de encontrarse en lo referente al respeto de la propiedad intelectual en Internet. Todos hemos de ser pagados por nuestro trabajo, y la creación artística no deja de ser un trabajo. No deja de sorprenderme, sin embargo, los giros, vericuetos y meandros por los que discurre el rio de las medidas a adoptar para ello.


Confieso que no se me ocurre por mi parte solución alguna,  si sé que todo lo que sea que no intervengan mis comunicaciones de datos me parece una buena opción.  Sin embargo, el procedimiento que describe "El País" como solución (en presunta versión para legos de la celebérrima y alambicada disposición adicional) es para hacerse cruces. Parto de la base que no existe un dueño de todos los derechos de las obras cuya presunta vulneración haya en una página, y que consecuentemente habrá que ir contenido a contenido, ya que si retiro el denunciado ya no me podrían cerrar la página. Según esto, tendriamos un procedimiento como sigue:


1) Tomesen la decena o a lo sumo centena (según palabras de la Ministro de Cultura) de páginas presuntamente vulneradoras


2) Tengase un careo ante la Audiencia Nacional por cada uno de los contenidos existentes en esa página


El único problema es que veo difícil que el paso 2) no se prolongue hasta el infinito en la primera de las páginas presuntamente vulneradoras a nada hábil que sea el abogado que la defienda. Por no hablar del problema de las páginas vulneradoras residentes en el extranjero, ¿cómo se va a producir el careo?


En fin, que sin ser jurista, creo que todavía hay que darle un par de vueltas al tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada