miércoles, 1 de agosto de 2012

#Coworking en #aapp


En más de una ocasión, me he mostrado en esta bitácora a favor del teletrabajo en las Administraciones Públicas. Creo que su implantación conllevaría 
  • la introducción de una mayor eficiencia energética social, al reducir el número de desplazamientos de personas 
  • una mayor eficiencia del sector público, al estar intrínsecamente ligado a un sistema de evaluación por objetivos
  • reducción de costes de servicio, mediante la eliminación de espacios físicos y sus costes inmobiliarios
Sin embargo, siempre me había parecido que bajo estas mejoras de eficiencia latía el riesgo de un progresivo aislamiento de los empleados públicos, que a la larga podría traer una caída de los parámetros de calidad de servicio. Quizás un medio para contrarrestar este riesgo, e incluso obtener réditos en los campos de innovación pública, es combinar el teletrabajo con el coworking.

Para el que lo desconozca, la Wikipedia define el coworking como

El coworking (cotrabajo) es una manera de trabajar que permite que varios profesionales independientes de sectores distintos compartan una misma oficina o un mismo espacio de trabajo (con características similares a las de un café) donde se fomenta la colaboración, el trabajo en un espacio comunitario y multidisciplinario, y el networking.


Llevémoslo a lo público en un ambiente de teletrabajo. Imaginemos que combinamos la consolidación de espacios físicos con una reordenación radical de los resultantes. Un teletrabajador siempre va a necesitar ocasionalmente un espacio físico en su entidad, discontinuo y utilizado también por otros teletrabajadores. Aprovechar esos espacios como ámbitos de colaboración en que convivan empleaos públicos de distintas unidades administrativas, o incluso personal de empresa privadas, puede hacer de los mismos lugar de nacimiento de sinergías, de creación de nuevos servicios mas efectivos y detección de demanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada