martes, 22 de marzo de 2011

#Cloudcomputing y medias verdades

Elay me dice que saber un mínimo de algo sirve para apreciar por extrapolación lo mucho que se equivocan los medios. Y probablemente tenga razón, aunque a ese angel bienintencionado le falta apostillar que dicha equivocación no es siempre inocente. Deseos de vender u oscuras relaciones suelen esconderse tras las más espectaculares afirmaciones y titulares de prensa más contundentes. El cloud-computing es uno de los causantes de muchos de ellos en este tercer año de crisis.

Se suele achacar al cloud-computing propiedades similares al bálsamo de Fierabrás sobre los presupuestos TIC, la capacidad de poner freno a un ingente despilfarro. Hay quien sin aportar ningún dato habla que sería posible reducir hasta un 25% y 50% el gasto TIC de la AGE, poniéndolo en boca de "expertos y consultoras tecnológicas". Para empezar, no indica
  • si se refiere a una reducción del total del presupuesto TIC de 1728 millones de Euros (en 2009) que supondría un ahorro de hasta 850 millones de Euros
  • si se refiere una reducción de los 1336 millones dedicados a TI que supondría un ahorro de  hasta 660 millones de Euros
  • si se refiere a una reducción de los aproximadamente 1000 millones dedicados a TI excluidos los gastos de personal (sueldo de funcionarios)   que supondría un ahorro de hasta 500 millones de Euros
  • si se refiere a una reducción sobre gasto de 450 millones hardware+software en TI que supondría tan sólo un ahorro máximo de hasta 225 millones de euros
Como vemos cifras muy diferentes todas ellas. Pero sin entrar en la materia de a qué reducción se está refiriendo, ¿cómo ha llegado a la conclusión? ¿que inventario de CPDs se ha hecho para ello? En los USA, que si se ha hecho este esfuerzo que fue decretado mediante orden de la OMB. La conclusión a la que han llegado en USA es que el ahorro les supondría un máximo del 30% de los gastos del CPD, más modesto que el 50% estimado por nuestros "expertos y consultoras tecnológicas" y nunca sobre el presupuesto global.  Probablemente en estos cálculos de ahorro influye más el uso del cloud-computing como arma en la captura de nuevos caladeros de negocio tras la caida de un 8% de la facturación del sector en 2009.

Otro aspecto que suele sacarse a colación en el tema del cloud-computing son las reticencias de los Europeos al mismo, que suele criticarse como un obstáculo al avance de la innovación.  Dichas reticencias no son muy alejadas de las que se han encontrado los suministradores en USA, incluso en algún aspecto inferior. Sin embargo, el interés de que hagamos uso de las soluciones cloud-computing fuera de Europa deslocalizando una industria clave para el desarrollo, puede más que la razón.

En el otro extremo están los que por los mismos intereses reclaman una nube en cada barrio, con el objeto de que la nube no se convierta en la tormenta que les cierre su parte de negocio. La comisaria Kroes subrayó a comienzo de año la necesidad de abordar la temática como un problema global de la EU, aproximación correcta dado el común marco legal en temás críticos. EU no puede abordar fragmentada una tecnología que se basa en el escalado de recursos, sólo así puede surgir competidores Europeos en este ámbito.

Resumiendo, hay que echar cuentas serías al hablar de la nube, buscar que con ella no desaparezca la protección jurídica  de los ciudadanos, pero no caer en imposibles localismos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada